Cuando una persona se embarca en una dieta o régimen de ejercicios con el objetivo de perder peso o construir masa muscular, por lo general tienen instrucciones de comer muchas proteínas y seguir una dieta baja en carbohidratos para lograr cualquiera de los objetivos.
Allí mismo, un observador debe ver un bandera roja: “¿Cómo es que la misma sugerencia sirve para la pérdida de peso sigue siendo aplicable para la construcción de masa muscular?”
Todos sabemos que necesitamos una cierta cantidad de proteínas todos los días para mantenernos saludables. En base a información errónea en este sentido, muchas personas consideran que el consumo diario de una dieta alta en proteínas es beneficiosa. Pero, ¿realmente has visto a alguien perder el peso deseado con este tipo de dietas populares como la dieta de Atkins, que es básicamente un estilo de vida bajo en carbohidratos y alto en proteinas?.
He visto a varias personas que lo intentan y fracasan, e incluso enferman durante el proceso.
Aquí están algunos otros hechos que debes de impulsar en la dirección correcta en lo que respecta al consumo excesivo de proteínas:

  • De acuerdo con el médico francés, Albert Mosseri, las enfermedades que pueden ser causadas o agravadas por el exceso de ingesta de proteínas son: leucemia, enfermedades de la piel y incluso cáncer.
  • Según el trabajo de John Robbins titulado: “Dieta para una Nueva América”, el número de personas en los EE.UU. que sufren de enfermedades causadas por el exceso de proteínas es de 40, 000, 000 en comparación con un mísero número de personas que sufren de deficiencia de este sustancia.
  • A juzgar por estos números, tal vez sea hora de revisar las ideas sobre las proteínas en nuestra dieta.
  • Vamos a considerar algunos de los factores de por qué una dieta baja en carbohidratos puede ser innecesaria e incluso perjudicial para la salud.
  • Los animales que se suelen consumir por su contenido en proteínas, ¿de qué subsisten? La respuesta es que de sustancias del reino vegetal, por ejemplo: vacas viven de la hierba exclusivamente.
  • Los grandes primates son principalmente frugívoros (aunque con una importante cantidad de vegetales en sus dietas) ¿Qué tan similares son los seres humanos a ellos? No mucho, compartimos el 98% de los mismos genes.
  • Se ha comprobado científicamente que la leche materna contiene proteína de alrededor del 2%, ahora si este es el ideal de un bebé en desarrollo durante los primeros 3 años, por supuesto, muestra la necesidad mínima de la misma.
  • Muchas personas subsiste con frutas y hojas verdes exclusivamente, con almidón o tubérculos, frutas y hojas y se encuentran en plena forma.
  • Las frutas y hojas verdes le dan suficiente proteína: por ejemplo, el plátano, dátiles, aguacates, aceitunas, col, lechuga, Durian, cocos e incluso la manzana.
  • Basado en investigaciones, la necesidad de aminoácidos es altamente recomendado, ya que sólo un 16% de nuestro cuerpo es proteína. La proteína pura es nitrógeno principalmente (N) con un poco de oxígeno, hidrógeno y carbono. Todos sabemos que tenemos una gran parte de nuestra necesidad de oxígeno y de hidrógeno en el aire. Puesto que somos capaces de utilizar y asimilar una gran cantidad de nuestras necesidades de estos elementos, que son capaces de construir el nitrógeno en nuestro cuerpo como la proteína. Este proceso se realiza por la acción de bacterias naturales que son capaces de convertilas para nuestro uso. Las personas que fuman, aunque no pueden captar el nitrógeno del aire con tanta facilidad, lo podrían lograr consumiendo los alimentos adecuados. Aunque para su bienestar, el cese del uso de tabaco es obligatorio.
  • Según la a investigación se ha realizado sobre la dieta de las tribus aborígenes que viven en las montañas de Hagen, su dieta consistía en un 80% de batatas (tubérculos). El resto consistió en frutas y verduras de hojas verdes. Su consumo diario de proteína fue de alrededor de 9,92 g. Mientras tanto, eliminan en su materia fecal proteína de alrededor de 15 veces más de lo que se ingiere. Este fenómeno ilustra la síntesis de proteínas.

Definitivamente recortar los tipos «equivocados» de hidratos de carbono, tales como pasteles, dulces, pan, arroz pulido y similares, será obligatorio para bajar de peso, pero su sustitución por alimentos ricos en proteínas es del mismo modo innecesario y realmente perjudiciales para la salud y estado físico.
Entonces, ¿qué deberíamos de comer? Simple, frutas crudas o cocinadas adecuadamente, raíces y vegetales en hoja. No sólo es este tipo de dieta una rápida pérdida de peso y su cuerpo se lo agradecerá por el cambio así como la limpieza mecánica de su organismo.
Recuerda la famosa cita de Hipócrates, el “Padre de la Medicina”: “Deja que tus alimentos sean tu medicina y tu medicina tus alimentos” Por lo tanto, no creas lo que dicen de las dietas bajas en carbohidratos y altas en proteinas para bajar de peso. Para una salud óptima una sabia combinación de los orgánicos, frutas de temporada, raíces y vegetales es la mejor y más segura.

Si estás interesad@ en una pérdida de peso eficaz y saludable te interesa conocer LOS TRES SECRETOS PARA LOGRAR TU CUERPO SOÑADO.